domingo, 6 de marzo de 2011

Acequía


     Llegaba la tarde, fuera, estaba el campo de trigos, donde siempre habia unos cuervos buscando y picando que comer. 

Él estaba sentado al lado de la ventana, como siempre observaba el sol y el volar de aquellos pajaros, nunca nadie pasaba por ahi, solo el señor de la espiga que muy rara vez recojia la mazorca y la llevaba a su casa. Willem tenia una mesedora, no tenia tantos años, unos 30 y tantos tal vez pero a el le gustaban esas sillas, pensaba que el vai.ven servia de relajacion, para sentir un poco de aire fresco. Su casa era compartida, a su lado habia una familia que consistia en una mujer de edad avanzada y 2 niños que siempre al medio dia regaban su impetu y sus voces un poco altisonantes por toda la casa. Pero ya era tarde y Willem solamente escuchaba el aire, el sonido de comunicacion de los cuervos, "terminaba"de escribir una carta a su hermano, pintaba con un solo color en un cuadro viejo y se iba a su recamara.
En las mañanas se iba a recorrer un camino en Arles donde habia de sus arboles preferidos, cipreses, de su enfermedad mental deribaba q ese tipo de arboles representaban obscuridad, frio y muerte y a el le gustaba dibujarlos. Un dia que se le hizo tarde parasu caminata habitual paso enfrente de una floreria y vio como un comerciante le iba a adquirir unos lirios, la tienda estaba llena de flores, lirios, rosas de muchos colores y en un solo rincon habia un jarron con unos poco girasoles ya casi marchitos y la dueña decidida a tirarlos a la basura vio a Willem se le acerco y le dijo: "Yo lo veo todos los dias caminar por aqui, y veo que observa estas sucias flores, mire, se las limpie y son un obsequio para su melancolia" Al oir esto Willem lanzo una pequeña sonrisa se alzo el sombrero, dio las gracias y se retiro con sus tristes y pobres girasoles.
Era tanto el afan de Willem por esas flores que emezo a presumir que le habian regalado las flores, que eran una de sus favoritas y que con ellos recordaba su melancolia, muy felizmente.
Una mañana se levanto y se tomo una copa de vino en ayunas, saco un paraguas y en un dia nublado salio a dar su caminata. El se tiro en el campo viendo las nubes. Respiro y se relajo mas de lo normal, el ya sabia que estaria en un tonto hospital para enfermos mentales.

Durante su estancia en  Saint-Rémy-de-Provence pintaba, lo mas caracteristico de el fueron los molinos que le recordaban un viejo recuerdo: "La vida es como un remolino, cuando no hay aire no gira, no da productos, no hay inspiracion; cuando llega una rafaga fuerte, hay espiritu, hay fuerza, hay vida!" y sus mas carcteristicos cipreses, solo tenia un ventana chica, su cama era de metal y tenia una pequeña mesa de madera donde tenia petalos de girasol, su color preferido. Era fria la recamara, los trataban a los enfermos muy mal, y Willem luchaba por seguir adelante guardando discrecion y sencillez. Cada noche, a las 3 de la mañana se levantaba y miraba el cielo, veia las estrellas y la luna, amarillas como de costumbre, se incaba y ahora sin ver el cielo y con la obscuridad se ponia a pintar pinceladas, producto de su locura y heladez.
Cuando regreso a su casa despues de estar varias veces en aquel hospital se dedico a fumar, ya casi no pintaba, solo raramente escribia cartas para su hermano en Paris, si pintaba haria muy pocos cuadros y muy lugubres.

Uno de sus cuadros finales fue: "Campo de trigo con cuervos" donde veia un triste atardecer y el mismo sonido de los cuervos.

El 27 de Julio sale al campo al atardecer, vuelve bastante tarde y se retira a su habitacion.
Recordaba que en su infancia siempre pasaba al lado de una escuela donde veia a una niña como de 13 años tocando un violin, sus pequeñas notas denotaban tristeza y a veces mucha alegria, pero siempre Van Gogh quizo acompañar a esa mujer tocando una simple melodia.
El doctor llego temprano a la habitacion, le checo pero solo le vendo las balas no las retiro del pecho, dejo a Willem en su cama y se fue a Paris para avisarle a su hermano.
El hermano llego temprano, lo vio y solo le tomo de la mano y observaba sus cuadros, Willem se la paso fumando toda la tarde riendo y platicando con us hermano con quien tanto fervor tenia.
El 29 de Julio muere en presencia de Theo que retiene sus ultimas palabras: "¡Quisiera poder morir asi!"
En su cuarto estaba el feretro donde estaba su cama, las paredes tenian sus ultimos cuadros y a su alrededor estaban adornados con lirios y sus mas querios girasoles.

Nadie volvio a ver a traves de la ventana, quedo sellada, esa tarde llovia y estaba nublado, solo habia una vela que decia: "Hasta que la cera se acabe"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada